¿Qué es la epigenética?

Porto

La vida es un proceso de cambio continuo, un rejuvenecimiento constante, cuánto más tiempo pasa, más jóvenes somos. La vida es un flujo, una renovación constante y el mejor ejemplo lo tenemos en la concepción y desarrollo del ser humano. A la recombinación genética, en la fecundación del óvulo por el esperma, le siguen procesos de división y novación constantes, las células crecen y mueren dividiéndose en otras nuevas, que a su vez harán lo mismo. Un mundo increíblemente simple, pero a la vez muy complejo, el ser humano.

Recibimos de nuestros padres su herencia biológica codificada, en el ADN o Ácido Desoxirribo Nucleico, es una molécula presente en el núcleo de casi todas nuestras células y contiene la información genética, el código que determina todas las características y el funcionamiento de un individuo. Además es la encargada de transmitir la información de lo que somos a nuestros hijos, la molécula de la herencia.

El ADN se encuentra almacenado en el núcleo de la célula de una forma estructurada. Se guarda en 23 pares de cromosomas, un total de 46, de los cuales 23 provienen de la madre y 23 del padre. Cada uno de estos cromosomas tiene miles de genes. Un gen es la unidad de almacenamiento de información de los seres vivos. Cada gen es un segmento de ADN, lleva información para la formación de una proteína que realiza una función en nuestras células. Sobre la expresión de esta información o instrucción podemos actuar, bien activándola o apagándola. El genoma humano está compuesto por unos 20.000 genes.

Todos nosotros somos productos de una herencia, tenemos características de nuestro padre y de nuestra madre. Durante muchos años hemos creído erróneamente que somos producto de esta herencia y por lo tanto estábamos condenados a vivir con esta suerte que nos había tocado. Hasta ahora conocíamos un dogma y como tal era incuestionable, la herencia genética, pero hoy, sabemos que podemos ir más allá de eso y por ello la palabra “Epigenética”, que significa “arriba de” o “sobre” la genética.

 

El Genoma Humano, Patrimonio de la humanidad

A finales del siglo pasado, científicos de todo el mundo se unieron para trabajar con un objetivo único, el Proyecto genoma humano, localizar la posición exacta de cada uno de los genes humanos en los cromosomas y obtener su secuencia de nucleótidos, importantísimo para detectar enfermedades genéticas, su tratamiento y prevención. El genoma humano fue reconocido por la Unesco en 1.997 como Patrimonio de la Humanidad. Todo esto unido a los avances tecnológicos y nuevas investigaciones en distintas ciencias, llevo a cambiar el paradigma genético. Existe la posibilidad de actuar sobre mi flujo de vida a través de mi medio ambiente, en conclusión, puedo variar la expresión de mis genes si cambio el entorno.

¿Qué hay por encima de la genética que va a condicionar mi Ser, en todos los sentidos? Mi estilo de vida, es decir el medio ambiente en el que me desenvuelvo, mi alimentación, mis pensamientos, emociones… cambian mi “Ser”, su expresión, pero no mi genética, mi ADN.  El epigenoma responde a las señales del medio ambiente y esto hace que yo pueda, modificando el medio en el que crecen mis células, su microambiente, lograr resultados diferentes. Estamos condicionados para responder al medio ambiente y por lo tanto la expresión de nuestro ADN puede cambiar.

Con el paso del tiempo, la replicación del ADN y la división celular cesan por completo, este es el momento en el que se muere. En la actualidad se cree que este es un punto muy importante, que explica el proceso de envejecimiento en sí y encierra la posibilidad, no sólo de ralentizar el envejecimiento, sino de revertirlo. La esperanza de vida humana podría ser de 150 años aproximadamente.

 

Lago en Bama, China

Existen varios lugares en el mundo, con culturas diferentes, en los que sus habitantes superan los cien años de vida con un buen estado de salud a nivel físico, mental y emocional. Investigar sobre los factores que influyen en estas personas nos ha llevado a descubrir que:

"El secreto está en el medio ambiente en el que fluye nuestra vida"

La longevidad de cada una de las especies está relacionada con el alargamiento de sus telómeros, estos son pequeñas unidades de ADN que se encuentran justo al final de cada cromosoma, como si fueran un capuchón. Con el tiempo, a medida que las células se dividen y replican, los telómeros se van acortando y cuando se vuelven muy cortos, las células mueren.

Se está investigando en soluciones para el alargamiento de los telómeros, en una doble dirección: La farmacológica y la natural. Existe una evidencia sólida de que estrategias simples, referidas al estilo de vida, también pueden conseguir disminuir en el tiempo el acortamiento de los telómeros.

Esta es una excelente noticia, ya que los telómeros cortos son un factor de riesgo no sólo para la muerte misma, sino también para desarrollar muchas enfermedades degenerativas.

Tu estilo de vida afecta a la velocidad de acortamiento de los telómeros. La alimentación, la obesidad, la falta de ejercicio, el estrés psicológico, el tabaquismo, las frecuencias eléctricas y electromagnéticas… todos estos factores pueden desencadenar la producción de radicales libres, que pueden unirse a los telómeros y esto puede acelerar significativamente su proceso de acortamiento. Varios estudios relacionan el estrés crónico con el acortamiento acelerado de los telómeros.

La epigenética estudia el efecto que “tu estilo de vida” tiene en la expresión de tus genes. Es una rama de la genética, es una ciencia muy nueva, que estudia la regulación y la transferencia de los genes. Epigenética son los cambios de la expresión genética, que no están mediados por la secuencia de ADN, sino que se deben a las proteínas que se encuentran en el núcleo y en la membrana de las células.

Podemos actuar para tener una vida plena y rebosante de bienestar

El genotipo, es el conjunto de genes que recibimos de nuestros progenitores. Es idéntico para todas nuestras células, pero la forma de expresar la información que poseen los genes, puede ser diferente según la célula, el estado en que se encuentra u otros factores. A esta expresión de los genes se le llama fenotipo.

La célula es la vida y nuestro cuerpo es una comunidad de 50 trillones de células

Las células reciben las señales del entorno a través de unos receptores que hay en su membrana para captar la información. El ADN está controlado por estas señales, que vienen desde fuera de la célula, incluyendo los mensajes de nuestros propios pensamientos.

Los estudios  de gemelos, con idéntico genotipo, criados en diferentes ambientes y los estudios de grupos de personas de civilizaciones antiguas que emigran a otras culturas, demostraron que no dependemos de lo que heredamos. En la actualidad sólo el 2% de las enfermedades se consideran heredables, el 98% son causadas por nosotros directa o indirectamente.

Los estudios de Bruce Lipton sobre la membrana celular y las modificaciones de las células según el entorno, sentaron las bases de la nueva epigenética. Sus descubrimientos y los estudios de la física cuántica le han llevado a criticar duramente la medicina convencional. Hoy día, aún no existe un consenso universal acerca de hasta qué punto estamos pre-programados o modelados por el ambiente. El campo de la epigenética ha surgido como un puente entre las influencias genéticas y ambientales.

La membrana es el cerebro de la célula

Imagina la membrana celular llena de cerraduras y cada una de ellas, sólo la abre una llave, que lleva un nutriente, por lo tanto sólo entrarán en la célula determinados nutrientes que abran la cerradura y nunca otros.

Las células aprenden a través de la experiencia, de su contacto con el medio que las rodea, y esta experiencia la guardan en una memoria, lo que les permite adaptarse mejor y anticiparse a los cambios. Es decir, las células son inteligentes. Por lo tanto no estamos limitados por nuestros genes, sino por nuestra percepción y nuestras creencias.

Bruce Lipton  asegura que podemos convertirnos en los creadores de nuestro destino. Compara el funcionamiento de la capa externa de las células con un chip de ordenador. El medio ambiente controla, apagando y encendiendo los genes, el comportamiento y la fisiología de cada célula.

Para comprender cómo actúan los genes, podemos hacer un símil con la acentuación de las palabras. Una palabra significa cosas diferentes según lleve tilde o no, pues lo mismo ocurre con los genes, pueden expresarse de forma diferente según estén marcados o no. Nosotros, a través de nuestro estilo de vida, podemos actuar sobre esa expresión. Las cosas no ocurren por casualidad, sino por causalidad, es decir las creamos. Nuestro estilo de vida y el entorno, afectan a la expresión de nuestro genotipo. Somos los únicos seres vivos en la naturaleza, que con nuestro pensamiento podemos cambiar nuestra salud.


Epigenética 1ª parte