Blog

Porto

Sin ellas moriríamos

Sin ellas moriríamos

Sin ellas moriríamos

Las vitaminas son compuestos heterogéneos, conocemos 13, indispensables para regular las reacciones químicas que protegen a las células y convertir nuestra comida en energía y tejidos. Como su nombre indica son de “vital” importancia para nuestro organismo.

La mayoría de las vitaminas esenciales no pueden ser elaboradas por el organismo, por lo que este sólo puede adquirirlas a través de los alimentos.

Las vitaminas son nutrientes, que junto a otras sustancias nutritivas actúan como catalizadoras de todos los procesos fisiológicos, directa o indirectamente. La molécula de una vitamina, con un pequeño cambio en su estructura se convierte en una molécula activa, coenzima, por lo tanto son sus precursoras.

Encontramos a las vitaminas en los alimentos naturales. Al día necesitamos cantidades muy pequeñas, pero tanto su falta como su exceso, pueden ser perjudiciales para la salud.

Dependiendo del medio en el que son solubles las podemos clasificar en dos grandes grupos: Las hidrosolubles, que se disuelven en agua, nuestro organismo en general no las almacena, y las liposolubles, solubles en aceites y grasas, en donde se almacenan y por lo tanto no exigen un consumo diario.

Todas las vitaminas son imprescindibles para la vida. Su consumo diario y equilibrado nos da salud y mucha energía para desenvolvernos durante el día.

En este artículo vamos a conocer más profundamente a las vitaminas hidrosolubles, que se disuelven en agua y se eliminan normalmente por la orina cuando no se necesitan.

Las vitaminas hidrosolubles

La mayor parte de las vitaminas que necesita nuestro cuerpo son las hidrosolubles. La vitamina C y todas las del complejo B son hidrosolubles.

El inconveniente de estas vitaminas es que al ser solubles en agua, cuando lavamos los alimentos o los ponemos a remojo, a cocer, al calor, se pierden muchas de ellas. La mejor forma de no perderlas es cocinarlas al vapor e incrementando la ingesta de frutas y verduras que se puedan comer crudas. Estas vitaminas sólo se almacenan en muy pequeña cantidad en el hígado, por lo tanto su aporte a través de la alimentación debe ser periódico.

Las personas que beben alcohol habitualmente, que fuman, que están bajo estrés continuo o toman algunos medicamentos, como antibióticos y laxantes, pueden necesitar mayores cantidades diarias de estas vitaminas.

Vamos a ver las funciones de cada una de ellas y en qué alimentos se encuentran:

  • Vitamina C: Ácido ascórbico. Es un antioxidante, nos aleja de algunos síntomas de enfermedades degenerativas, del cáncer, las cataratas, en general potencia nuestro sistema inmunológico. Necesaria para la producción de colágeno (proteínica que se encuentra en el tejido conjuntivo, óseo y cartilaginoso). Participa en la cicatrización de heridas, metaboliza grasas y en las funciones del transporte del oxígeno, asimilación del hierro y del ácido fólico. Reduce las alergias y previene los resfriados.

La encontramos principalmente en frutas, verduras, cereales y frutos secos. Leche de vaca y carnes.

Las vitaminas del complejo B: En general metabolizan hidratos de carbono. Todas cumplen funciones específicas indispensables para la salud:

  • Vitamina B1, Tiamina: Imprescindible en las etapas de crecimiento. Participa en el metabolismo de los hidratos de carbono y aminoácidos. Funciona produciendo energía, en la regulación del sistema nervioso, lo que interviene en el estado de ánimo y en funciones muy importantes como la regulación cardíaca. Su deficiencia produce debilidad muscular y puede ocasionar infartos.

La encontramos en cereales, carnes, frutas, vegetales de hojas verdes y vísceras como el hígado, el corazón y los riñones.

  • Vitamina B2, Riboflavina: Participa en el desarrollo del embrión. Colabora en el metabolismo y la formación de tejidos. Participa en la desintoxicación del hígado. Mantiene la piel, las uñas, el cabello y la vista en buen estado.

Se encuentra en la leche, carnes, verduras, coco, pan, quesos, cereales, hígado y lentejas.

  • Vitamina B3, Niacina: Interviene en el sistema nervioso, en la producción de neurotransmisores, en la vasodilatación para la mejor circulación de la sangre. Interviene también en el proceso digestivo, en la producción de hormonas en el metabolismo de la grasa, el alcohol y la glucosa.

Se encuentra en harinas y pan de trigo, en la levadura de cerveza, en hígado de ternera, arroz integral, frutos secos, almendras y salvado de trigo.

  • Vitamina B5, Ácido pantoténico: Colabora en la formación de hormonas antiestrés, en la desintoxicación del organismo y en la metabolización de ácidos grasos.

Se encuentra levadura de cerveza, verduras de hoja verde, yema de huevo, vísceras, cereales, maní, carnes y frutas.

  • Vitamina B6, Piridoxina: Participa en el metabolismo de las proteínas. Colabora en la formación de glóbulos rojos (hemoglobina), ARN y ADN.  Su carencia se identifica con estados de ánimo depresivos y alteraciones en todos los órganos del cuerpo.

La encontramos en carne de pollo, espinacas, cereales, garbanzos, plátanos, sardinas, lentejas, atún, pan e hígado.

  • Vitamina B8, Biotina: Participa en el metabolismo de los hidratos de carbono, de las grasas y algunos aminoácidos. Indispensable en la formación y mantenimiento de la piel y sus componentes, como las glándulas sebáceas. También interviene en el desarrollo de las glándulas que generan las hormonas.

Se encuentra yema de huevo, riñones, levadura de cerveza, leguminosas, coliflor, leche y frutas.

  • Vitamina B9, Ácido fólico: Quizás sea la vitamina más importante de este grupo B debido a los efectos gravísimos que causan sus carencias. Fue aislada por primera vez a partir de la espinaca. Los también llamados folatos son indispensables para la división y multiplicación celular. Participan en la formación de ADN y células sanguíneas y previenen las malformaciones durante la gestación, espina bífida y anencefalia (crecimiento anormal del cerebro).

Se encuentra en vegetales verdes, hígado, nueces, naranjas, cereales, yema de huevos, legumbres y champiñones.

  • Vitamina B12, Cobalamina: Interviene en la síntesis de ADN y ARN, regeneración de tejidos y en la formación de glóbulos rojos. Su carencia se traduce en desórdenes del sistema nervioso y sus componentes, produciendo deficiencias a nivel hormonal, psíquico y físico.

Se encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal. Pescado, riñones, huevos, queso, leche y carnes.

¿Tenemos que suplementar en nuestra dieta las vitaminas?

Es importante tener una dieta variada y saludable, basada en frutas y verduras, para poder incorporar todos los nutrientes que necesitamos y prevenir problemas de salud por carencia o déficit de vitaminas.

Existen dos bandos opuestos desde hace tiempo a favor de suplementar nuestra dieta con vitaminas o no hacerlo. Si tenemos una dieta variada de alimentos y los cocinamos con la debida precaución de no eliminar sus vitaminas, seguramente no tengamos necesidad de hacer un aporte vitamínico a nuestra dieta, pero todo depende de cómo son tus hábitos dietéticos, la calidad de sus nutrientes y tú estilo de vida.

En realidad son muchos especialistas en nutrición que apoyan el aporte de estas vitaminas previniendo su carencia, ya que esta trae consigo la enfermedad.

Esta doble versión sobre la conveniencia o no de tomar vitaminas, puede venir argumentada por una doble causa. En un principio se dio a las vitaminas tal protagonismo en la cura de toda enfermedad que mucha gente creyó que eran la panacea para curar todos los males. Por otra parte mucha de la culpa podemos atribuirla a los laboratorios farmacéuticos, que dejaron de subvencionar investigaciones sobre ellas, ya que al conocerse todas las fórmulas para su obtención no les hacían ganar dinero. Puede haber más razones como son las modas y las novedades.

Algo que no tiene dudas para ninguno de los investigadores y técnicos en nutrición es la relación directa que existe entre dieta y salud. Una dieta rica en frutas y vegetales se relaciona con la baja incidencia de enfermedades cardiacas y cáncer. En estos últimos estudios se ha investigado sobre las vitaminas, minerales y qué carencia de estos podría llevar a producir algunas enfermedades como el cáncer, osteoporosis, malformaciones congénitas…

Siempre es mejor prevenir que curar

¿Estás tomando en tu dieta todos los nutrientes que necesitas? Si te pones a pensar,las cosas en poco tiempo han cambiado mucho. Los alimentos no se cultivan como se hacía tiempo atrás, se utilizan cantidad de productos químicos, los procesos de fabricación y conservación de los alimentos son diferentes, abusamos de las comidas rápidas y procesadas, existe gran contaminación, somos más sedentarios, tenemos siempre prisa y estamos estresados… Bueno añade a esta lista todo lo que nos ocurre a diario que nos aleja de lo “natural y vital”.

Ocurriendo todo esto, es buenísimo aportar, como suplemento, a nuestra dieta vitaminas y minerales, lo único que puede pasar es que nuestra orina tenga un precio más alto, ¿quién no pagaría más por asegurarse estar alejado de la enfermedad?

Existe una forma de conocer las verdaderas necesidades que tienen tus células de vitaminas, minerales, omegas, antioxidantes, aminoácidos y algunas deficiencias más, es un Informe epigenético.

Cómo es este post estamos descubriendo nuevas cosas de las vitaminas y sobre todo de las hidrosolubles, te diré que un Informe epigenético te muestra de forma gráfica, el grado de prioridad que tiene tu cuerpo sobre 17 vitaminas, tanto hidrosolubles como liposolubles. Además de esto desarrolla para tí una estrategia natural de alimentación para que puedas solventar la deficiencia. A veces, esta prioridad es alta, entonces puedes tomar un suplemento para paliar la escasez o carencia de esta vitamina.

No olvides que las vitaminas hidrosolubles se eliminan con la orina fácilmente, ya que sólo una pequeña parte se puede guardar como reserva en el hígado, esta es la causa que diariamente tengamos que aportárselas a nuestro organismo a través de una dieta variada.

 

Si decides que vas a tomar un suplemento vitamínico, quiero que en tu elección tengas en cuenta a PM- Internacional, una empresa con una tecnología puntera, con un desarrollo innovador propio y en este caso presenta varios productos para ayudarnos a cubrir las necesidades vitamínicas de nuestras células.

 

1.- FitLine Activize Oxyplus: Suplemento básico vitamínico. Ofrece exactamente las sustancias que necesita nuestro cuerpo para producir energía. Fabricado con su exclusiva patente NTC (Concepto de Transporte de Nutrientes) ayuda a una óptima absorción de nutrientes a nivel celular dónde son necesarios y en la cantidad precisa.

  • Rico en vitamina C: Ayuda a un metabolismo energético normal.
  • Con  vitamina B2 y niacina (B3): Contribuye a la reducción del cansancio y la fatiga.
  • Biotina (B8), niacina (B3) y riboflavina (B2): Contribuyen a una función normal del sistema nervioso.

Para asegurar la calidad de sus productos en todo momento, PM-Internacional pone en manos de la certificadora TÜV SÜD ELAB, que de forma regular analiza y evalúa todos sus productos.

    

           

2.- Basics en Sobres: Con las mejores frutas, verduras, cereales, fibra, bacterias del ácido láctico y enzimas.

-     Rico en vitamina C, contribuye a una función normal del sistema inmune.

-     Rico en vitamina E y C - ayuda a proteger las células contra el estrés oxidativo.

-     La vitamina C aumenta la absorción del hierro.

-     Rico en selenio, para ayudar al sistema inmune.

    El NTC  apoya la mayor absorción de los nutrientes. Patentado.

 

                3.- PowerCocktail en Sobres: Combina las ventajas de ambos productos: FitLine Activize OXYPLUS y FitLine Basics. Ayuda al cuerpo a suministrar nutrientes adicionales a sus células. Nos ayuda con la producción de energía a través de los alimentos y nos provee con todas las vitaminas del grupo B para la concentración y el rendimiento.

Garantiza una dosificación óptima gracias a los sobres individuales, ideal para viajes, excursiones o estancias más largas.

Disuelto en agua se transforma en una bebida estimulante, tonificante y refrescante, que entre otras muchas cosas:

- Apoya la producción de energía de los alimentos (quema los hidratos de carbono).

- Proporciona al cuerpo todas las vitaminas B para la concentración y el rendimiento.

- Contiene polvo de algas marinas (algas pardas).

-  Tiene un efecto estimulante, revitalizante y refrescante.

- Fortalece las defensas del organismo.

- Con muchas sustancias vitales antioxidantes.

- Contiene un aroma de hierbas ayurvédico que aumenta la reabsorción.