Blog

Porto

Previene la hipertensión y si aparece en tu vida eliminala de forma natural

Si te han diagnosticado hipertensión, no aceptes de primeras medicarte. Pide ayuda, existen alternativas a la medicación. Te aseguro que puedes eliminar tu hipertensión completamente sólo variando tu estilo de vida, siempre que ésta no sea consecuencia de una enfermedad subyacente. No te resignes a una pastilla, infórmate y ponte manos a la obra.

Previene la hipertensión y si aparece en tu vida eliminala de forma natural

Previene la hipertensión y si aparece en tu vida eliminala de forma natural

Hay lecturas, conversaciones, personas y circunstancias en la vida que, te llegan de una forma especial, remueven tu bagaje de experiencias, de conocimientos y despiertan tu instinto de averiguar, conocer, aprender y saber más sobre ellas. Pones acción y decides promocionarlo porque es sorprendentemente maravilloso. Esto es lo que me ha ocurrido a mí con el Informe Epigenético, me enamoró y no puedo por menos de ser evangelizadora de tantas bondades.

Creo y lo he constatado, que variar pequeños hábitos, derivados de existir muchas veces como “animales de costumbres”, nos liberaría de muchos problemas de salud. Me llena de felicidad pensar que no estoy condenada a sufrir mi herencia genética. La epigenética me dice que tengo el poder de intervenir en ella, puedo apagar la expresión de esos genes que causan enfermedad.

Eres libre y puedes elegir, siempre desde el conocimiento y la información. ¿Padeces hipertensión?, la padezcas o no te interesa lo que sigue.

Me llama la atención, que muchas de las personas con las que trato a diario padezcan de hipertensión y toman su pastilla para controlarla como algo muy normal. Entérate existen otras alternativas naturales, que sin duda optimizarán tu bienestar. En la prevención está el futuro de la medicina. Para todos vosotros, los hipertensos, voy a resumir algunas investigaciones y estudios sobre esta enfermedad.

En los países que llamamos desarrollados, 1 de cada 5 adultos tiene la tensión arterial alta. La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) nos informa de que después del tabaquismo es, la hipertensión, el factor que más influye en el número de años de vida saludable que podemos disfrutar.

La O.M.S. define a la salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social, no es solamente la ausencia de enfermedades.

La hipertensión aumenta el riesgo de accidentes y mortalidad cardiovascular. Es un factor de riesgo de arterioesclerosis, insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular (ictus) y otras muchas enfermedades.

Tener un buen estado de salud depende de multitud de factores que se pueden prevenir llevando a cabo unos hábitos de vida más llamamos saludables, dedica unos minutos a conocerlos. No hacerlo puede tener como consecuencia padecer ciertas enfermedades, en este caso son las relacionadas con nuestro corazón.

El 80% de estas enfermedades: hipertensión, colesterol, diabetes, ictus… podrían prevenirse tan solo con cambiar pequeñas cosas en nuestra vida, así lo demuestra la epigenética, a través de ella es posible explicar que, un mismo genotipo de lugar a diferentes fenotipos.

¿Qué es la presión arterial?

O lo que es lo mismo la presión sanguínea, es la fuerza que ejerce la sangre en las paredes de las arterias. Sus valores se presentan con dos cifras en centímetros o milímetros de mercurio (mmHg).

El corazón se contrae e impulsa la sangre a las arterias para llevarla al resto del organismo, esto es la presión sistólica, que vulgarmente llamamos “alta”. Sus valores normales deberían estar por debajo de 12 o 120 mmHg.

Cuando el corazón está en reposo, entre latido y latido, la llamamos presión diastólica, o “baja” y en condiciones normales estará por debajo de 8 u 80 mmHg.

Consideramos que existe hipertensión cuando está por encima de 140/90 mmHg.

La presión arterial es variable, durante el sueño desciende y con la actividad física aumenta. Existen factores de riesgo que pueden hacer que aparezca en nuestra vida, estrés, tabaco, consumo de café y sal, falta de calcio, magnesio y potasio.

La temperatura también influye en nuestra tensión arterial, a más calor más desciende nuestra presión sanguínea. Por lo tanto el invierno puede aumentar el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, sobre todo cuando hemos pasado los 65, ya que entre la presión sanguínea y la vitamina D, la de sintetizamos con el sol, existe una relación entre ambas que se ha observado en múltiples estudios, las personas hipertensa tienen carencia de vitamina D.

 

7 claves para prevenir o eliminar la hipertensión

1.- Adquirir el hábito de leer las etiquetas de los alimentos: Informarnos de todos los ingredientes que tienen los productos con los que vamos a alimentarnos, es necesario. Las industrias alimentarias, los mercados globales, la facilidad de compra… nos obligan a indagar más sobre los alimentos y aditivos que vamos a incorporar a nuestra dieta.

En diciembre de 2014 entró en vigor un nuevo reglamento europeo para regular el etiquetado de los alimentos, los cambios van lentos, de momento es obligatorio informar si contienen alguno de los 14 alergénicos más comunes y el tipo de aceite de contienen. Desde diciembre de 2016 es obligatorio que en las etiquetas de todos los alimentos envasados y bebidas se indique con detalle la información nutricional: energía, grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

2.- Perder los kilos que tenemos de más: Cuando estás más gordo, tienes un mayor volumen de sangre y un desgaste cardiaco mayor, esto hace que tengas la tensión arterial más alta. La grasa abdominal produce una sustancia, angiotensina II, que favorece la hipertensión. Alimentarse significa nutrirse. Pon en tu vida nn poquito de ejercicio, es necesario, 30 minutos caminando deprisa al día puede ser suficiente.

3.- Reducir los azúcares, sacarosa y fructosa: Incrementan la subida de la tensión arterial y se esconden en la mayoría de los alimentos transformados. Bebidas azucaradas, como son los refrescos y los zumos de fruta, los embutidos, las salsas, las comidas preparadas…

En realidad todo lo que hace aumentar la glucemia de manera excesiva es malo para la presión arterial.

4.- La sal: Cloruro sódico, estos dos elementos cuando están juntos causan hipertensión, ya que aumenta el volumen del plasma sanguíneo, el volumen bombeado por el corazón y un aumento de la resistencia periférica de las paredes de las arterias, todo ello tiene como consecuencia una mayor presión arterial.

El sodio unido al bicarbonato reduce algunos factores de riesgo cardiovascular como son el colesterol y la glucemia, por lo tanto produce beneficios, lo necesitamos en nuestro organismo. El problema es cuando el sodio se une al cloruro.

Seguro que muchos de vosotros estáis pensando, yo como con poca sal, y seguro que es así, cuando cocinas, utilizas poca sal, pero existe “la sal oculta”, la que desconocemos que estamos aportando a nuestra dieta, no está presente en las etiquetas de la gran mayoría de los alimentos que consumimos.

La OCU realizó un estudio sobre el consumo de sal en la dieta de los españoles, informó de que la evolución de las empresas en la disminución de la sal en sus productos, avanza muy lentamente y sigue siendo excesiva. Mira aquí que nos aconseja:

5.- El potasio: Es un mineral diurético, nos ayuda con el balance de los líquidos y minerales en nuestro cuerpo, si comes mucha sal necesitas más potasio. También ayuda a mantener la presión sanguínea en niveles normales. Facilita las contracciones musculares y la función adecuada de los nervios.

Existen muchos estudios sobre el potasio, que confirman que un aporte conveniente de este en nuestra dieta disminuye la presión arterial.

Es importante buscar el potasio en las frutas y verduras. Cada kilogramo de productos vegetales crudos nos aportan una media de 3 g de potasio, hay que tomar más de un Kg de fruta y verdura al día para alcanzar la cantidad de 3,5-4 g que debemos aportar como mínimo al día.

Siempre existe la opción de tomar un suplemento de bicarbonato o citrato de potasio cada día acompañado de magnesio, esto nos ayudará, junto con otros cambios en nuestro estilo de vida, a reducir la presión arterial.

Siendo tan alta la cantidad de potasio que tenemos que añadir a nuestra dieta diaria conviene que pongas atención al listado que voy a incluir en este post.

6.- No beber alcohol: Si tienes la presión alta, reduce al máximo el consumo de alcohol. Un vasito de vino bueno, en una de las comidas, no perjudicará mucho. No bebas alcohol fuera de las comidas, a los hipertensos les perjudica mucho.

Un vasito de vino bueno al día en la comida, podría reducir el riesgo de mortalidad cardiovascular.

7.- La vitamina C: Entre 500 y 600 mg de vitamina C diarios, pueden ayudarte a disminuir tu presión arterial. Esto que te digo hay estudios que lo demuestran. Si quieres disminuir tu presión arterial además de incorporar a tu dieta alimentos que contengan esta vitamina, toma un suplemento multivitamínico con vitamina C, si puede ser en 3 pequeños aportes a lo largo de día.