Blog

Porto

Los microbios, ¿amigos o enemigos?

Somos privilegiados al poder asistir en directo a descubrimientos revolucionarios sobre el sueño, envejecer, contaminantes tóxicos, epigenética, microflora intestinal… cambios decisivos respecto a la medicina. Nuestro tema, para tener un año más saludable, será la microbiota intestinal

Los microbios, ¿amigos o enemigos?

Los microbios, ¿amigos o enemigos?

En el año 2.003 se logra secuenciar el Genoma humano, pero hasta el 2010 no se acaba de secuenciar la estructura microbiana, que habita en el cuerpo del ser humano, el Metagenoma o segundo Genoma. ¡Qué sorpresa nos hemos llevado todos cuando se hizo el recuento, este quedó: 1 a 10!

Nuestra comunidad de células tiene una población de, más o menos, 10 billones de células vivas y estas conviven con 100 billones de microrganismos, de los cuales el 90-95% se alojan en nuestro intestino y el resto en la piel y mucosas.

Un individuo es un ecosistema, una comunidad de células que ha de convivir y pasar toda su vida junto a un ente, relativamente autónomo, con vida, desarrollo y funciones propias.

Entonces los microbios, ¿qué son, amigos o enemigos como antes no habían dicho?

Un poco de historia para hacer justicia a los pioneros

Luis Pasteur, Robert Koch y otros científicos sentaron bases de que muchas enfermedades son provocadas por gérmenes y de aquí nos puede venir la idea de enemigos.  En 1907 Elías Metchnikoff investigador del instituto Pasteur de París, publicó su libro “La prolongación de la vida”, donde hablaba de los beneficios de algunas bacterias. Llegó a la conclusión de que existía alguna relación entre algunas bacterias, encargadas de degradar a las proteínas, con el estreñimiento y otros problemas de salud. Al mismo tiempo se dio cuenta de que las bacterias del ácido láctico producían continuas evacuaciones y se correlacionaban muy positivamente con la salud de las personas.

Constató que algunas de las bacterias intestinales son fuente de sustancias tóxicas para el sistema nervioso, también contribuían al envejecimiento, al pesimismo y la depresión, mientras que otras bacterias actuaban muy positivamente para la salud de las personas.

A Elías Metchnikoff se le reconoce ahora como pionero, gran promotor y padre de los probióticos, que hace más de un siglo ya, se percató de la gran importancia que tiene la flora intestinal para el ser humano. Han tenido que pasar más de 100 años para que sus investigaciones fueran reconocidas por todo el mundo de forma unánime.

La microbiota: Un nuevo órgano esencial, el segundo cerebro

Al descubrir tantas cosas sobre la flora intestinal y conocer que no son plantas, se la dio el nuevo nombre de microbioma o microbiota. Cada persona tiene una microbiota única. Alojada, gran parte de ella, como hemos visto en el tracto intestinal. Responsable de que a veces sintamos nuestras emociones, “mariposas”, en la tripa.

Los genes de las bacterias que viven con nosotros, el metagenoma, contiene información capaz de realizar complejas operaciones bioquímicas. Este es 150 veces más numeroso que el de nuestras células, en definitiva, es infinitamente más rico que nuestro propio genoma.

James Greenblatt, lo ha denominado “el segundo cerebro” debido a la gran cantidad de neuronas que existen en el tracto digestivo, 500 millones. Además nuestro sistema digestivo no está subordinado al cerebro, al revés, el cerebro reacciona a la información que le envían los intestinos. Se comunican entre ellos de forma constante, dialogan y se intercambian datos que son vitales. Pero también es autónomo, nuestro organismo es capaz de hacer la digestión sin contar con la ayuda del cerebro principal.

Este sistema nervioso entérico no sólo realiza tareas fisiológicas, sino que paralelamente influye en las emociones. Tener “mariposas en el estómago” responde a estados alterados de los nervios o estrés, esto se percibe gracias al sistema nervioso que tenemos en el intestino. Las bacterias intestinales influyen en la química del cerebro principal y la conducta. Existe una comunicación bidireccional.

La colonización de la microbiota de los intestinos en la primera infancia, es decisiva para que el desarrollo del cerebro sea saludable y fundamental en las áreas del aprendizaje, la memoria y el control motor.

Los desequilibrios en la microbiota causan síntomas y enfermedades como sobrepeso, obesidad, diarreas, estreñimiento, trastornos del sueño, problemas en la piel, problemas en el sistema nervioso, enfermedades infecciosas y algunos tipos de cáncer como el de colon, mama y próstata.

Todas las bacterias de nuestro cuerpo pesan unos dos kilogramos. Existen en todo el tracto digestivo: boca, estómago, intestino delgado y grueso. En el colon se encuentra la mayoría de estos 100 billones de microorganismos (bacterias, arqueas, levaduras, hongos y virus).

Entre un 80-90% de la población tiene afectada en diferente grado su microbiota, lo que sin duda favorece trastornos en la salud y enfermedades. Las instrucciones genéticas de la microbiota se ocupan en nuestro organismo de varias funciones como:

  • Ayudar al estómago y páncreas a digerir glúcidos complejos y fibras, para proporcionarnos energía.
  • Regulan el apetito y reducen el riesgo de intolerancia a la glucosa.
  • Evitan que alimentos mal digeridos pasen a la sangre y produzcan inflamación, intolerancias alimentarias, e incluso perjudiquen al cerebro.
  • Colabora en la síntesis de las vitaminas.
  • Fortalece nuestro sistema inmune.

 

En resumen una flora intestinal pobre y mal nutrida puede ocasionarnos alteraciones en nuestras facultades intelectuales, ponernos en riesgo de contraer enfermedades y acelerar nuestro envejecimiento.

Año nuevo, vida nueva. ¿Qué puedo hacer?

Puedes poner a punto tu microbiota, esto te ayudará, durante este año que ahora comienza, a llevar a cabo con más energía todos tus propósitos de año nuevo.

1.- Te regalo un PDF, “La vida desconocida invisible de nuestro cuerpo: El segundo cerebro” , te habla de muchas cosas sobre este gran descubrimiento. Déjame tu e-mail en el cajetín de contacto, está al principio de este post, a la derecha, y te lo enviaré.

Conocerás mucho más sobre cómo tener una microbiota saludable y equilibrada. Será la mejor aliada de tu salud y en definitiva de tu bienestar. En él te hablo sobre:

  • Los alimentos buenos y malos para tu microbiota
  • Qué aditivos alimentarios perjudican a la microbiota.
  • ¿Qué debe de tener un buen probiótico?
  • ¿Cómo afecta la microbiota a tus evacuaciones intestinales

2.-Toma un probiótico de calidad. Te aseguro que vale la pena que lo hagas, en menos de 30 días empezarás a ver resultados en tu salud y vida, que se van a manifestar en:

  • Una mejor calidad del sueño
  • Desaparecerán tus trastornos digestivos
  • Menguará tu estrés y ansiedad
  • Verás mucho mejor tu piel y cabello
  • Te ayudará a perder el exceso de peso.

Si ya tomaste una decisión aquí tienes dónde puedes comprar el probiótico que reúne todos los requisitos que te comentado para ayudarte a optimizar tu bienestar y además tiene un buen precio. Yo ya lo estoy tomando.