Blog

Porto

La Coenzima Q10

La Coenzima Q10

La Coenzima Q10

A la coenzima Q10, también se la conoce como ubiquinona. Es una molécula antioxidante, desempeña un papel clave a nivel celular, en las mitocondrias,  en la producción de ener­gía. Es un componente de la cadena de transporte de electrones y participa en la respiración celular aeróbica*, generando energía en forma de ATP. Cuanta más ener­gía necesite un órgano, mayor será la demanda de la Coenzima Q10, por lo tanto es requerida en gran cantidad por el corazón, cerebro, hígado y riñón, en donde se encuentra en grandes proporciones.

La CoQ10, es soluble en aceite, y es similar a las vitaminas, pero no la consideramos como vitamina, ya que parte de ella la produce el cuerpo, aunque también tenemos que aportarla a través de la alimentación. Actúa de una forma similar a la vitamina E, pero es mucho más potente.

¿Qué funciones tiene en nuestro cuerpo?

Producir energía a nivel celular: El ubiquinol es la versión completamente reducida de la enzima CoQ10. Son la misma molécula, pero cuando la  CoQ10 se reduce, acepta dos electrones, se convierte en lo que conocemos como ubiquinol. Esto pasa miles de veces por segundo en la mayoría de nuestras células, dentro de las mitocondrias, ya que es parte del proceso que le permite al cuerpo convertir los alimentos en energía. Las mitocondrias son el “motor” de nuestro cuerpo, en ellas se produce la energía que necesitan nuestros órganos para desarrollar sus funciones, pero como cualquier motor produce contaminantes.

Ser un potente antioxidante: La CoQ10 destaca por ser un gran antioxidante, uno de los pocos soluble en grasa, y actúa como tal dónde está la grasa, por ejemplo en las membranas de las células, donde limpia los subproductos potencialmente dañinos del metabolismo, conocidos como especies reactivas de oxígeno (ROS).

Otra característica que le diferencia como antioxidante es que puede regenerarse dentro del cuerpo y no es necesario adquirirlo a través de los alimentos.

Estas dos funciones principales convierten a la Coenzima Q10 en un suplemento excelente para mejorar principalmente el sistema inmunológico (protegiéndonos de los radicales libres) y el sistema cardiovascular.

¿Por qué necesitamos añadir a nuestra dieta CoQ10?

Nuestros niveles de CoQ10 disminuyen a partir de los 30 años aproximadamente, ya que el cuerpo produce cada vez menos. También con la edad muchas personas pierden la capacidad de convertir la coenzima CoQ10 en ubiquinol y es por esto que se recomienda a las personas mayores tomen ubiquinol. También a los vegetarianos y personas con problemas cardiovasculares.

En los procesos metabólicos, que tienen lugar en las mitocondrias, se produce aproximadamente, el 90% de las especies reactivas de oxígeno (ROS). Una de las funciones del ubiquinol es eliminar a estos derivados. Cuando no hay suficiente ubiquinol, al no eliminarse las ROS, produciéndose daños en las células.

No todas las especies reactivas de oxigeno son dañinas. Todo “motor” necesita de combustible para funcionar y este puede ser más o menos contaminante. Cuando utilizamos la glucosa como combustible, se genera gran cantidad de ROS, mientras que las grasas saludables, incluyendo a las grasas saturadas, se queman de una forma mucho más limpia y eficiente.

Además de estas causas, existen diversos factores en nuestro estilo de vida, que contribuyen a que los niveles de CoQ10 disminuyan:

  • El consumo habitual de tabaco.
  • Una alimentación con cantidades insuficientes de la coenzima Q10, los vegetarianos.
  • Incapacidad del organismo para producirla en cantidades suficientes.
  • Estrés.
  • Candidiasis.
  • Otras enfermedades.

Problemas y enfermedades en los que el Coenzima Q10 puede ayudar

  • Enfermedades cardiacas, insuficiencia cardiaca, arritmias: Existen una gran cantidad de estudios que relacionan la carencia de CoQ10 con las enfermedades cardiacas. La CoQ10 apoya la salud cardiaca y cardiovascular, ya que el corazón es uno de los músculos que más energía consume en el cuerpo y sin ella no podrá funcionar de forma adecuada. Su función antioxidante se suma a este beneficio.  Estudios recientes encontraron que tomar CoQ10 en combinación con selenio mejora la función cardiaca.
  • Diabetes: CoQ10 estimula la secreción y síntesis de la Insulina, por lo que se utiliza en el tratamiento de la Diabetes.
  • Fatiga crónica: Al intervenir CoQ10 en la producción de energía resulta de gran ayuda para los pacientes que padecen fatiga crónica.
  • Hipertensión: Muchos paciente han podido prescindir de la medicación para la Tensión Alta después de suplementar su dieta con CoQ10.
  • Alergias: En procesos alérgicos, ya que la CoQ10, a algunas personas, les sirve de antihistamínico natural.
  • Migrañas: La CoQ10 es prometedora en el tratamiento de las migrañas, dolor de cabeza debilitante, que ataca a más de mil millones de personas en el mundo. Los últimos estudios indican que puede tener relación con un trastorno en las mitocondrias. Algunas deficiencias nutricionales de CoQ10, vitamina D y vitamina B2, podrían ser las causantes.
  • Candidiasis: Los pacientes que sufren de Candidiasis crónica presentan deficiencias de Co10, la razón es que la proliferación de Cándida albicans en el duodeno y el yeyuno consumen la CoQ10 del intestino delgado.
  • Fibromialgias: Ya que interviene en la producción de energía en las células.
  • Artritis reumatoide: Elimina la inflamación en las articulaciones.
  • Enfermedades neurodegenerativas.
  • Esclerosis múltiple.
  • Enfermedad de Lyme: Una infección bacteriana que se adquiere por la picadura de una garrapata infectada.
  • Distrofia muscular.
  • Enfermedad de Huntington: Enfermedad neurológica genética poco común. Ayuda a mejorar sus síntomas.
  • Parkinson: Mejora la oxigenación cerebral.
  • Alzheimer: Mejora la oxigenación cerebral
  • Autismo
  • VIH/SIDA: Fortalece el sistema inmunológico de las personas que lo padecen.
  • Enfermedades gingivales y periodontales: Ayuda a destruir las bacterias de la boca que producen inflamación en estas enfermedades. Elimina el sangrado de las encías.
  • Cáncer de mama: Se ha empezado a utilizar recientemente, con una gran mejora en la calidad de vida para las pacientes.
  • Obesidad: Puede ayudarnos a reducir el peso de manera natural. Las personas obesas y las que hacen dietas muy estrictas suelen presentar niveles bajos de CoQ10.

Es muy recomendable tomar CoQ10 después de la quimioterapia.

Se recomienda en casos de agotamiento y para mejorar el rendimiento durante el ejercicio.

5 signos que nos indican que debemos tomar CoQ10

Recientemente se han identificado  varias enfermedades que podrían estar provocadas por un déficit crónico de coenzima Q10 o que podrían mejorarse con un suplemento de ésta.

Éstas son las cinco más importantes:

  1. Si se padece una insuficiencia cardiaca congestiva, infarto, cuyo origen en un alto porcentaje de los casos puede deberse a un infarto previo, con síntomas de fatiga aguda y dificultad respiratoria. El corazón no puede bombear sangre para irrigar la totalidad del organismo. La coenzima Q10 mejo­ra la producción de energía del cora­zón y bloquea el círculo vicioso de la insuficiencia cardiaca.
  2. Si se padece la enferme­dad de La Peyronie. Esta pato­logía, que provoca deformaciones del pene acompañadas de dolores, no cuenta con ningún tratamiento médico realmente eficaz. La coenzi­ma Q10 parece ser una de las sus­tancias más prometedoras para los enfermos.
  3. Si se padece hipertensión arterial. La coenzima Q10 se en­cuentra entre los tratamientos sin medicamentos más eficaces para la hipertensión arterial, y sin efectos secundarios.
  4. Si se toman medicamentos para el colesterol. Si tu médico te prescribe medicamentos para el colesterol, ten en cuenta que tienen estatinas normalmente, aunque se ha comprobado su ineficacia y sus grandes perjuicios para la salud, uno de los cuales es disminuir la coenzima Q10, se sigue recetando.
  5. Si se padece esclerosis múltiple. Generalmente esta enfermedad va asociada a un profundo can­sancio y a depresión, ambos con­secuencia directa de los ataques neurológicos característicos de la enfermedad y no del simple hecho de “estar enfermo”. La CoQ10, es responsable de mantener la actividad energética de las neuronas, resulta muy eficaz para disminuir la fatiga y los sínto­mas de depresión de la enfermedad.

El informe Epigenético y la CoQ10

Un Informe epigenético muestra gráficamente el grado de necesidad que tienen las células de 12 distintos antioxidantes, entre los que se encuentra la CoQ10.

El oxígeno que es esencial para la producción de energía, en las mitocondrias de nuestras células, también las oxida y esto nos hace envejecer debido a las sustancias que se generan en este mismo mecanismo de producción de energía, los radicales libres.

La palabra antioxidante hace referencia a la actividad que numerosas vitaminas, minerales y otras sustancias fitoquímicas, realizan para combatir a los radicales libres, que pueden reaccionar químicamente con otros componentes de las células, oxidándolos, alterando su estabilidad y funcionalidad.

Los radicales libres si no les eliminamos se acumulan en el organismo. Hoy sabemos que un exceso de radicales libres se relaciona con todo tipo de enfermedades degenerativas. Debilitan al organismo, por lo que su fortaleza para combatir las enfermedades se ve considerablemente reducida.

Existen determinadas situaciones muy comunes en nuestros días, que aumentan la producción de radicales libres: La contaminación ambiental, una alimentación inadecuada con excesiva presencia de metales pesados, aditivos y pesticidas, los hábitos tóxicos, la práctica de un ejercicio físico excesivo, así como la carencia de ejercicio físico, una exposición excesiva a las radiaciones solares, frecuencias eléctricas y electromagnéticas y el estrés emocional, entre otras muchas cosas.

El Informe Epigenético utiliza el escaneo del cabello para emitir el diagnostico, ya que está considerado como un gran marcador biológico. Nos ofrece un programa de alimentación durante 90 días para optimizar nuestro bienestar.                 

¿Cómo regenerar la CoQ10 de forma natural?

Los alimentos que, naturalmente, contienen niveles más altos de coenzima Q10 son:

  • El pescado, especialmente el azul.
  • La carne, especialmente la de ternera.

Los de origen vegetal no tienen tanta cantidad de COQ10, algo que deben de tener en cuenta los vegetarianos. La encontramos en: Los cereales integrales, germen de trigo, aceites vegetales, frutos secos (especialmente los cacahuetes), espinacas, brócoli, coliflor y zanahoria.

Una forma habitual de tomar la CoQ10 es suplementándola

Cuando queremos tratar naturalmente alguna de las enfermedades que hemos citado, la mejor forma de adquirir la CoQ10 es como suplemento nutricional. Actualmente hay muchas marcas que la producen y comercializan, y la encontraremos fácilmente en farmacias y herbolarios.

Yo te voy a dar a conocer el producto de FitLine, Q10 Plus, CoQ10 + Vitamina E. PM Internacional, dentro de su gama de productos para ayudarnos con la salud, ha desarrollado por sus propios científicos y utilizando una tecnología propia patentada bajo en nombre de NanoSolve (nanopulverización), capaz de disolver nutrientes y hacerlos microscópicos. Esta tecnología aumenta drásticamente la biodisponibilidad de los nutrientes, haciéndolos disponibles directamente a nivel celular.

La CoQ10 y la vitamina E a menudo muestran una pobre absorción intestinal. En un estudio realizado utilizando esta nueva formulación NanoSolve, Se utilizaron como referencia las sustancias puras, CoQ10 y vitamina E, en cápsulas de gelatina dura. La biodisponibilidad de la CoQ10 se quintuplicó y la biodisponibilidad de la vitamina E aumentó 10 veces en comparación con las cápsulas de gelatina dura.

Este suplemento nutricional se presenta en forma líquida y se disuelve en agua, gracias a esta nueva tecnología utilizada para su fabricación.

 

*La respiración aeróbica es un tipo de metabolismo energético en el que los seres vivos extraen energía de moléculas orgánicas, como la glucosa o la grasa, por un proceso complejo en el que el carbono es oxidado y en el que el oxígeno procedente del aire es el oxidante empleado.

**Se recomienda siempre consultar con el médico o terapeuta especialista antes de tomar cualquier suplemento natural. En el caso de la coenzima Q-10 deberemos hacerlo también, especialmente si estamos tomando medicación como quimioterapia, antihipertensivos o Wafarina.