Blog

Porto

Hasta hace nada la vitamina K pasaba desapercibida, no se entendía

La vitamina K ha resultado ser un grupo de vitaminas y la K2 se revela, en cuanto a sus beneficios, tan poderosa como la vitamina D

Hasta hace nada la vitamina K pasaba desapercibida, no se entendía

Hasta hace nada la vitamina K pasaba desapercibida, no se entendía

Cuando tomé contacto con la Epigenética y conocí que existía la posibilidad de realizarme un Informe Epigenético, que me indicara cómo estaban en mi organismo los niveles de nutrientes: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, antioxidantes, aminoácidos, toxinas, microbiología e incluso como le afectan las frecuencias eléctricas y electromagnéticas, no dudé en solicitarlolo.

Cuando lo recibí, después de asombrarme con toda esta información, no me lo podía creer e intenté comprobar los resultados con otros tipos de análisis y estudios más convencionales y clásicos como son los de sangre, orina,  genético y circadiano.

¿Cómo el cabello puede decirme tanto de las necesidades de mi ecosistema?, esto es largo de contar y si tienes interés en conocer más, sólo con ir a la página vas a tener respuesta a tus preguntas. Hoy os voy a contar muchas cosas sobre una de las 17 vitaminas del Informe, la K.

Las vitaminas y otros micronutrientes son imprescindibles para asegurar las funciones vitales del organismo. Muchas de ellas no podemos sintetizarlas, este es uno de los motivos por el que debemos llevar una alimentación equilibrada, que nos asegure su aporte diario.

El informe epigenético, en el apartado de vitaminas me aconsejaba B1 y vitamina K. Fue entonces cuando empecé a investigar sobre la tan desconocida vitamina K y esto es lo que, en este post hoy, os voy a contar.

Si retrocedemos casi 90 años, al 1.929, nos encontramos que el Dr. Carl Peter Henrik Dam, observó que cuando se retiraba la grasa en la alimentación de los pollos, estos sufrían un retardo en la coagulación de la sangre y problemas de hemorragias en tejidos musculares y subcutáneos. Se dio cuenta de que esto se debía a un bajo nivel en una proteína del plasma sanguíneo, la  protrombina. Buscando en las plantas esta sustancia, la descubrió en las hojas verdes y simplemente la llamó K, de coagulación en danés, “Koagulering”. Estos estudios que compartió con otro investigador merecieron el premio Nobel.

Sabíamos que la vitamina K tiene que ver con la coagulación, pero desconocíamos muchos de los beneficios que han salido a la luz debido a las investigaciones del equipo del Dr. Cees Vermeer, mayor experto mundial en esta vitamina, en la Universidad de Maastrich, en Holanda. En sus estudios llegan a la conclusión de que no es sólo una vitamina K, sino más bien un grupo funcional, que comparte la misma estructura de anillo, naftoquinona, debiendose sus diferencias a las cadenas laterales y la afinidad de estas para asociarse con algunas sustancias grasas. Sería pues K, un término genérico para designar un conjunto de nutrientes liposolubles, que trabajan conjuntamente en la coagulación de la sangre.

Definiriamos la vitamina K2, como un conjunto de compuestos, que comparten una misma estructura (naftoquinona) y varían en la longitud de las cadenas laterales que se le unen, formadas por un cierto número variable, de unidades de cinco carbonos, cada una de ellas con un doble enlace. Dependiendo del número de unidades de cinco carbonos que se le unen, pueden ser de 1 a 13, se conocen como Menaquinona-1 (MK-1), siempre se nombran con “Menaquinona” seguida del número correspondiente.

Las formas más comunes de esta vitamina K, liposoluble, son la K1, filoquinona y la K2, menaquinona, en sus formas de MK-4 y MK-7.

La vitamina K, al actuar como un factor de acción o activación, interviene en muchos procesos del organismo. Dependientes de la vitamina K, existen muchas proteínas en el organismo que participan en varios metabolismos para los que son clave, como las que están implicadas en la coagulación sanguínea, en el crecimiento celular y en la estructura de los tejidos del organismo. Cuando no existe vitamina K estas proteínas están inactivas y no pueden hacer su trabajo.

Tanto la k1 como la K2, son importantísimas para tener una coagulación sanguínea adecuada. La diferencia entre ambas se estableció por primera vez en el estudio de Rotterdam, al averiguar que es la K2 la que tiene verdaderos beneficios para la salud.

La vitamina K1, tiene una vida muy corta (3 o 4 horas), va directamente al hígado y allí es procesada. La vitamina K2, también va al hígado, pero este la redistribuye por medio del colesterol (LDL) a los tejidos como el óseo y el vascular.

La proteína GLA de la matriz (MGP, que se sintetiza en el hígado e interviene en las paredes de los vasos sanguíneos, está presente en el plasma y se activa en presencia de una de las formas de vitamina K2, la menaquinona 4 (MK-4) cuya función es inhibir la calcificación en los tejidos, sobre todo el cartilaginoso y los vasos arteriales. El calcio es componente mineral principal de las placas de ateroma, que se forman a partir del colesterol, depositándose en las arterias con lo que aumenta su rigidez y fragilidad, llegando a obstruirlas y romperlas.

Otra proteína que también activa la K2 en su forma menaquinona 7(MK-7), es la Osteocalcina, es una proteína no colágena, secretada por los osteoblastos, las células del hueso encargadas de sintetizar la matriz ósea y por lo tanto el crecimiento del hueso, encargándose de la mineralización del hueso.

Para que el calcio se fije en los huesos necesita de la vitaminas D3 y K2, que actúan de forma sinérgica. Trabajan juntas y combinadas aumentando la formación del hueso, mejoran la formación de Osteocalcina en la célula y aumentan la densidad ósea en la célula.

Se conoce que también actúa sobre otra proteína específica de la detención del crecimiento 6 (GAS6) que se secreta en los linfocitos y las células endoteliales.

Seguro que después de leer todo esto te estás haciendo varias preguntas semejantes a estas:

¿Por qué es tan importante la k2 en sus diferentes MKs para nuestra salud?

Recientemente existe un estudio de la Universidad de Erasmus de Rotterdam que relaciona el aumento de vitamina K2 con la reducción de riesgo de infarto. Este es uno de los motivos de que la K2 sea tan importante para nuestra salud, ya que ayuda a prevenir la calcificación arterial y dirige el transporte del calcio hacia los huesos, que es donde debe estar y lo aleja de los vasos sanguíneos previniendo que pueda depositarse en ellos, produciendo las terribles placas de ateroma.

  • Previene las venas varicosas, debido a que impide que el calcio se acumule en ellas.
  • La vitamina importante para que el calcio “se fije en los huesos” es la vitamina K2, ya que activa una proteína (Osteocalcina) que promueve que este mineral se acumule en el hueso y no en otros sitios.
  • La vitamina D lo que hace es asegurar que tus niveles de calcio en sangre sean elevados. Las dos vitaminas D y K2, son un equipo a la hora de ejercer su trabajo en nuestro organismo. Ten esto en cuenta si en algún momento decides tomar un suplemento.
  • La vitamina K2 ayuda a prevenir los problemas metabólicos relacionados con la obesidad.
  • Aumenta la capacidad de aprovechamiento de la energía por nuestro organismo cuando hacemos ejercicio.
  • Ayuda a que los genes que promueven el cáncer no se expresen y fortalece los genes que potencian células sanas.
  • Para nuestro cerebro y su flujo vascular también es importante la K2. Diferentes estudios están vinculando el aumento de vitamina k2 con algunas mejoras y beneficios en enfermos de Alzheimer y Parkinson.
  • Existen estudios que vinculan a la vitamina K2 con la prevención del cáncer de hígado y de próstata.
  • La Mk-7, menaquinona 7, reduce sustancialmente la pérdida de masa ósea en la mujer durante la menopausia.
  • Se publicó (1) la existencia de un Meta análisis (conjunto de herramientas estadísticas que son útiles para sintetizar los datos de varios estudios) sobre el papel que desarrolla la vitamina K, en el metabolismo de la glucosa, la sensibilidad a insulina y la regulación de la inflamación. Existen evidencias de que la toma de un suplemento que contenga esta vitamina, podría regular la glucemia y reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

¿Qué síntomas tiene la deficiencia de alguna de estas vitaminas?

En la época en la que yo solicité mi Informe Epigenético, yo no era consciente de la relación que podían tener ciertos hechos que me sucedían, desde hacía tiempo, con la deficiencia de vitamina K que padecía. Recuerdo que de vez en cuando sangraba por la nariz y también a nada que me golpeaba levemente con algo enseguida en mi piel se mostraba lo que yo llamo un moratón. A veces, al lavarme los dientes y enjuagarme, veía una señal de sangre. Pues estos son los síntomas de que puedas sufrir un déficit de K1. Es aconsejable que lo tengas en cuenta y pongas remedio a esta necesidad que tiene tu organismo de este “nutriente vital”, de ahí viene el nombre de vitamina.

La vitamina K2, tiene otros síntomas como son el de tener arrugas tempranas profundas en la cara y en el cuello. Recuerda, lo que hemos dicho, la escasez de esta vitamina puede llevarte a desarrollar osteoporosis, existe un estudio sobre esto publicado en Endocrine Reviews.

Sólo si cumples con algunas de estos puntos que te enumero, tendrías que preocuparte de padecer una deficiencia en tu organismo de vitamina K:

  • No consumes suficientes verduras.
  • Tienes una microbiota alterada o una enfermedad intestinal inflamatoria.
  • Tomas fármacos anticoagulantes, para reducir el colesterol o antibióticos.

¿En qué alimentos puedo encontrar la vitamina K?

La K1 ya hemos visto que se encuentra en los vegetales, en sus hojas verdes. Según el doctor Schurgers tendríamos que consumir al día unos 200 gramos aproximadamente de vegetales, para tener una dosis apropiada.

La K2, en su conjunto de MKs, se encuentra en diferentes alimentos. La MK-4, la encontramos en productos de los animales criados de forma orgánica, que se alimentan con pasto y no granos, estos suelen contener cantidades significativas de menaquinona, procedentes de la síntesis de su propia flora bacteriana.  En los huevos orgánicos.

La MK-7, MK-8 y MK-9, se encuentra en alimentos fermentados, como el Yogur, el Chucrut, el Kéfir. En lácteos enteros y crudos, como son los quesos Brie y Gouda y la mantequilla cruda

¿Cuándo debo de tomar un suplemento de vitamina K?

Lo que más me gusta del Informe Epigenético, es que una vez que te informa de tus deficiencias, te orienta sobre forma de alimentarte para subsanar la escasez de nutrientes que tiene tu organismo. Sólo cuando el grado de deficiencia es muy importante, la persona que ha tramitado tu informe, como especialista en nutrición, te orientará hacia un suplemento alimenticio, si es que debes de tomarlo. Recuerda los suplementos no sustituyen  a una dieta equilibrada.

Aunque la dosis ideal de vitamina K aún no se ha determinado, los estudios sugieren que necesitamos cerca de 360-500 microgramos (mcg) de vitamina K2 al día. No hay efectos secundarios conocidos en cuanto a ingerir dosis altas, ya que su potencial tóxico es tan bajo que no se ha determinado. Se necesitan 45 mcgs por día, para ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares, según el estudio Rotterdam. Pero estas dosis son recomendables para personas sanas, que no toman ningún tratamiento anticoagulante, ya que puede intervenir en su tratamiento.

Hemos llegado al final de este post, espero que todas las cosas que te he contado sobre este extraordinario grupo de vitaminas K, te ayude a mejorar tu salud y en consecuencia tu bienestar.

Qué tengas un buen día y no olvides tomar cada día alimentos que contengan vitamina K, optimizarás tu bienestar.