Blog

Porto

El Selenio, guardián de nuestra inmunidad

El Selenio, guardián de nuestra inmunidad

El Selenio, guardián de nuestra inmunidad

Hace ahora 200 años (1.817), un químico sueco, el Barón Jöns Jacob Berzelius, descubrió el Selenio en una visita a la fábrica de ácido sulfúrico de Gripsholm.  Observó un líquido pardo rojizo, que cuando le calentaban con el soplete, desprendía un olor fétido que hasta entonces se consideraba característico y exclusivo del Telurio (en latín Tellus, la tierra). Le puso de nombre “Selénion”, que en griego significa resplandor de la luna (Selene era una diosa griega de la luna y los animales).

Estoy segura de que en su cabeza no imaginó jamás cómo el tiempo, la tecnología y las modernas investigaciones iban a designar a su descubrimiento como: "un mineral esencial, que tiene una importancia fundamental para la salud humana".

El Dr. Mark Whitacre, es un gran experto en el Selenio, considerándole uno de los micronutrientes más importantes para nuestro organismo, con propiedades antiinflamatorias, antivirales y anticancerígenas. Además, este mineral es un poderoso antioxidante, que se manifiesta de muchas formas en nuestra salud.

He pasado el fin de semana con una amiga y su hija, hacía tiempo ya que no disfrutábamos juntas de la naturaleza. Me contó, que hacía unos años se le empezó a despertar el interés por  la nutrición en relación con la salud y el bienestar. Yo le hablé de la Epigenética y de la posibilidad que nos brindaba en estos momentos la tecnología de realizar un mapeo a nuestra comunidad celular y descubrir, a este nivel, las necesidades de micronutrientes que tiene nuestro organismo. Dicho y hecho, nos pusimos manos a la obra, queríamos conocer que nos revelaba  el Informe Epigenético.

Me sorprendo positivamente con cada informe epigenético que realizo y afianzo mis creencias: La forma de “sentir la vida”, de exponernos al ambiente, de retroalimentarnos, de nutrirnos…  son los responsables de nuestra salud y bienestar. Un informe sobre tu epigenética es clave a la hora de buscar deficiencias nutricionales, elementos tóxicos, microorganismos, radiaciones… que enturbian nuestro estado de bienestar, tanto a nivel fisiológico como emocional. Si hay que buscar disfunciones y patologías es la brújula más perfecta que hasta ahora he conocido para señalar la ruta a seguir, en el menor tiempo, aprender a leer ese mapa es la clave.

¿Qué es el Selenio?

El Selenio es un elemento químico de la tabla periódica, cuyo símbolo es Se y su número atómico es 34. Es un no metal. Es insoluble en agua y alcohol, ligeramente soluble en disulfuro de carbono y soluble en éter. Es un mineral que conduce la electricidad, que aumenta cuando le exponemos a la luz y es capaz de transformar la luz en electricidad (efecto fotoeléctrico).

Es un oligoelemento, es decir, un elemento químico que se halla en muy pequeñas cantidades en las células de los seres vivos y que es indispensable para el desarrollo normal de su metabolismo y tanto su ausencia como su exceso pueden ser perjudiciales para ese organismo. Con el Selenio no se aplica la fórmula de más es mejor, nuestras necesidades se miden en microgramos (una unidad que es una fracción de miligramo, un microgramo es la milmillonésima parte de un Kilogramo) ya que su toxicidad puede convertirse en un grave problema.

¿Qué funciones realiza el Selenio?

A nivel celular, el Selenio es un componente activo de la glutatión peroxidasa (GPx), su función es dejar inactivos y eliminar los peróxidos de hidrogeno y lípidos, protegiendo al cuerpo del estrés oxidativo. La enzima Glutatión es “el maestro de los antioxidantes” en nuestro organismo. Está en la primera línea de defensa contra la acumulación de los radicales libres. Ya sabrás que estos son, básicamente, partículas muy reactivas que atacan a todas las células, dañando todo lo que tocan.

El glutatión no es sólo un antioxidante endógeno, también es un factor esencial en la utilización de energía, desintoxicación y prevención de enfermedades que se relacionan con el envejecimiento. Puedes repasar aquí el post que habla más detenidamente de él: Es el padre de todos los antioxidantes, el Glutatión.

Resumiendo el Selenio realiza dos importantes funciones interrelacionadas en la salud y prevención enfermedades:

1.- A nivel celular, el Selenio es un componente activo de la glutatión peroxidasa, incido en lo que acabo de expresar, una enzima que convierte el peróxido de hidrógeno en agua. El glutatión peroxidasa tiene potentes propiedades antioxidantes, y sirve como una primera línea de defensa contra la acumulación de radicales libres muy dañinos para las células.

2.- El selenio también desempeña un papel importante en la prevención del cáncer. Una de las razones por las que las personas contraen cáncer se debe a la excesiva producción de radicales libres. Al reducir los radicales libres, el selenio ayuda a reducir el riesgo de cáncer.

En este punto el exceso de hierro puede ser un gran enemigo. Ya que se podría provocar una en las mitocondrias internas lo que se llama “Reacción de Fenton” (es un proceso de oxidación avanzada en el cual se producen radicales altamente reactivos del hidroxilo), el hierro reacciona con el peróxido de hidrógeno y forman radicales libres de hidroxilo, son los más peligrosos.

Este exceso de radicales libres puede dañar el ADN mitocondrial, las proteínas y las membranas celulares y desencadenar la disfunción y finalmente a la muerte prematura de las mitocondrias.

Analiza tus niveles de hierro una vez al año, para mantener un nivel ideal de entre 40 y 60 ng/ml (nanogramo / mililitro. Dona sangre si tu nivel es elevado.

¿Dónde almacena nuestro organismo el Selenio?

La mayor concentración de selenio en el organismo se encuentra en la glándula tiroides. Selenio y tiroides son inseparables y los niveles de éste permanecen relativamente estables, a pesar de que exista un déficit en la dieta, que pueda afectar a otros órganos del cuerpo.

Existen estudios que indican que la deficiencia de Selenio parece tener un impacto en el desarrollo de problemas tiroideos, posiblemente debidos a la capacidad del selenio para regular la producción de las especies reactivas de oxígeno (ROS, que llamamos radicales libres) y sus metabolitos.

La glándula tiroides está situada, en el cuello, por delante de la tráquea y debajo de la nuez de Adán (laringe). Tiene forma de mariposa y su tejido está formado por folículos, que son como sacos pequeños revestidos de unas células encargadas de producir las hormonas tiroideas T4 y T3 que regulan el metabolismo corporal  y la función de los diferentes órganos.

Las hormonas tiroideas controlan la forma en que cada célula del cuerpo usa la energía, proceso que llamamos metabolismo.

La función principal de la tiroides es producir, almacenar y liberar las cantidades suficientes de estas dos hormonas tiroideas. Para producir sus hormonas la tiroides utiliza yodo. Las hormonas tiroideas absorben desde la sangre el yoduro que hemos tomado a partir de la dieta y junto con el aminoácido tirosina produce estas dos hormonas tiroideas, que se incorporan dentro de una molécula llamada Tiroglobulina y se almacenan en los folículos.

Las células de nuestro organismo dependen de estas hormonas para tener un desarrollo y crecimiento normal y para regular muchas de sus funciones como la energía y el calor.  

Cuando necesitamos en nuestro organismo las hormonas tiroideas, estas se liberan al torrente sanguíneo y mediante  las proteínas transportadoras son llevadas a las células donde se encargan de regular el metabolismo basal y otras funciones como son la frecuencia cardiaca, el nivel de colesterol, el peso corporal, los niveles de energía, nuestra piel, la fuerza los músculos, la memoria, la regularidad menstrual y muchas más funciones..

En la glándula tiroidea, el selenio ayuda a mantener el equilibrio, protege tus células del estrés oxidativo, toxinas y también de un exceso de yodo en la dieta. También es esencial en la conversión de T4 a T3.

¿En qué alimentos naturales encontramos Selenio?

Los alimentos naturales indiscutiblemente es la mejor opción, pero escucha siempre al profesional, no obstante puedes hacerle conocer tu opinión. Cuando se trata de Selenio, realmente debes esforzarse por obtenerlo de fuentes de alimentos enteros, así obtendrás el máximo beneficio.

Las nueces de Brasil son una excelente fuente de Selenio, y solo necesitas de dos a tres al día para satisfacer tus necesidades diarias, tomando esta cantidad moderada de nueces de Brasil y añadiendo a tu dieta hígado de ternera, cordero o pavo, marisco y clara de huevo es fácilmente alcanzable tomar más de 200mcg al día, la cuestión es si ese Selenio se absorberá. Las deficiencias habitualmente se asocian a defectos en su absorción. También es difícil saber si la cantidad que se toma en la dieta será suficiente para aquellas personas que están sufriendo el curso de una enfermedad autoinmune.

Aquí te dejo una imagen esquema con los alimentos en los que vas a encontrar Selenio para que los tomes habitualmente en tu dieta y sobre todo si fumas, tomas píldoras anticonceptivas, bebes alcohol, o tiene un trastorno que te impida absorber los nutrientes que necesita a través de los alimentos que consumes no olvides que tener una deficiencia de Selenio es aún mayor.

¿Si es necesario suplementar en la dieta Selenio, qué hay que tener en cuenta?

La mejor forma de adquirir Selenio si tu organismo lo necesita es a través de la dieta, la mejor herramienta terapéutica, no lo dudes.

Si tu organismo requiere Selenio, en más cantidad de lo que adquieres con tu alimentación, tomar la cantidad adecuada es crucial. El selenio es necesario en muy pequeñas cantidades, lo medimos en microgramos (mcg). Para la prevención del cáncer, el nivel recomendado es 200 mcg por día.

Muchos estudios han utilizado hasta 400 mcg por día sin reportar efectos secundarios. Sin embargo, dado que la mayoría de las investigaciones apoyan el uso de 200 mcg por día, y no muestra beneficios significativos tomarlo en mayores cantidades, pienso que se deben de tomar  200 mcg por día y no más. Consumir una cantidad excesiva (tal como 400 mcg. diarios), puede estar relacionado con un mayor riesgo de padecer diabetes.

Si optas por un suplemento, asegúrate de comprar lo correcto, busca un suplemento que sea en forma de levadura alta en selenio, esta es la versión  más recomendada en la prevención de cáncer.

Según el Dr. Mark Whitacre, líder en el conocimiento del Selenio, muchos de los ensayos demuestran que los niveles más altos de selenito pueden reducir el riesgo de cáncer de próstata en un 63 % y el de pulmón y de colon en aproximadamente el 50 %. Evitar las toxinas, optimizar tu nivel de vitamina D, nivel de hierro y en tu alimentación reducir los carbohidratos netos y evitar los alimentos procesados, te dará una protección adicional.

La información contenida en este artículo de ninguna manera sustituye el consejo del médico o profesional. Consulta siempre con tu profesional de la salud si vas a tomar un suplemento dietético, ellos que te conocen te van a indicar si son adecuados para tu salud.