Blog

Porto

El mineral olvidado que no puede faltar en tu alimentación

El mineral olvidado que no puede faltar en tu alimentación

El mineral olvidado que no puede faltar en tu alimentación

¿Tienes calambres musculares, migrañas, hipertensión, te resfrías fácilmente, estreñimiento, cambios de humor repentinos…?

Si te sucede esto, podría venir provocado por una falta de magnesio, el cuarto mineral más abundante en nuestro organismo y  también el cuarto elemento más abundante en la geoesfera terrestre sólida, compuesta por el núcleo, el manto y la corteza. (Sciencing)

El nombre de este mineral se debe a una región griega en la que había gran abundancia de este mineral, Magnesia, además allí, en la antiguedad, se creía que tenía poderes mágicos.

 

Un adulto debe de tener entre 21 y 24 gramos de magnesio en su cuerpo. El 99% se encuentra en el interior de la célula, junto con el potasio, son cationes intracelulares o electrolitos. El calcio y el sodio se encuentran fuera de las células en los líquidos que las rodean y en el plasma sanguíneo.

El 70% del magnesio que tenemos en nuestro cuerpo está en el tejido óseo, principalmente en la membrana que recubre los huesos. El 29% está en tejidos blandos, como son los músculos, las vísceras y el tejido nervioso, y el 1% restante se reparte entre la sangre, líquido cefalorraquídeo y las secreciones digestivas.

El magnesio, al igual que la vitamina D, está presente en cantidad de funciones importantes en nuestro organismo, también se encuentra en más de 300 enzimas diferentes responsables de nuestra energía (ATP), de nuestros músculos (incluido el corazón), de tener unos huesos fuertes y dientes bien formados, de que nuestro intestino funcione bien, que los vasos sanguíneos estén relajados, de que nuestros niveles de azúcar en sangre sean correctos y de algunas cosas más.

En estos tiempos, por lo general, debido a los malos hábitos alimenticios y a la escasez de minerales en las tierras de cultivo, todos tenemos una pequeña deficiencia de magnesio. Esto es difícil de diagnosticar ya que cuando existe una escasez de este mineral, no aparece en la analítica de sangre su déficit porque sólo el 1% del magnesio del cuerpo está en la sangre. Un Informe Epigenético, si nos informa del nivel de minerales a nivel celular, al igual que de otros  nutrientes indispensables para nuestra salud y en consecuencia para nuestro bienestar.

Se han encontrado hasta ahora más de 100 beneficios que aporta el Magnesio a nuestra salud, todos están relacionados con fibromialgia, enfermedades vasculares, migrañas, diabetes tipo 2, envejecimiento, síndrome premenstrual, mortalidad.

En los procesos de desintoxicación del cuerpo también desempeña funciones importantes. Ya hemos hablado del Glutatión, el antioxidante más potente de nuestro organismo, pues para su síntesis necesita del magnesio.

El Magnesio nos ayuda a digerir las proteínas, los carbohidratos y las grasas. Participa en la síntesis del ADN y ARN. Es precursor de varios neurotransmisores, como la serotnina. Desempeña un papel fundamental en la prevención de las enfermedades crónicas.

Nuestra densidad ósea también mejora cuando realizamos un consumo elevado de Magnesio.

¿Cómo conseguimos Magnesio en nuestro organismo?

La mayoría de los alimentos cultivados hoy día no tienen el magnesio que tenían antes, ocurre lo mismo con otros minerales, así que obtener cantidades suficientes, en muchas ocasiones, no solamente es cuestión de comer alimentos ricos en magnesio.

Encontramos Magnesio en las algas y los vegetales de hoja verde oscura, como la espinaca, la acelga, la lechuga y el perejil. En guisantes y lentejas. En algunos granos, cereales y semillas, como las semillas de calabaza, de girasol y de sésamo.  En frutas como el plátano, albaricoque, aguacate, melocotón, ciruela, manzana. En frutos secos como almendras, anacardos, avellanas y nueces. En la patata, calabaza y pescado.

Una forma de ingerir este mineral puede ser a través del agua. Lo que llamamos aguas duras, o aguas medicinales. Se ha demostrado que en los lugares donde existen estos tipos de aguas, las personas tienen menos enfermedades cardiacas.

La empresa Alkanatur tiene una solución muy práctica y cómoda para que podamos aportar, a través del agua que bebemos a diario, Magnesio a nuestro organismo.

La jarra de filtrado Alkanatur potencia el agua que llega a nuestras casas. Está fabricada en España, depura, alcaliniza e ioniza el agua del grifo sin añadir sodio, ni elementos químicos, sin electricidad ni electrodos de titanio. Deja el agua libre de cloro y metales pesados y con un pH alcalino entre 8,5 y 9,5. Mantiene constante la disolución de hidrógeno en el agua, alcanzando -360mV de ORP (Capacidad Antioxidante).

La tecnología patentada Alkamicronized selective® elimina de forma selectiva el exceso de calcio  y aporta magnesio al agua. El resultado es un agua con un sabor fresco y natural.

Yo llevo varios meses utilizando esta Jarra en mi casa y ha superado con creces todas mis expectativas. Es comodísimo no tener que cargar con las botellas de agua mineral y además los envase de plástico de las botellas contaminan el agua con disruptores hormonales.

Cada vez que bebo agua de la jarra de Alkanatur, sé que estoy aportando a mi organismo magnesio, un porcentaje de alcalinidad adecuado, un agua libre de tóxicos y metales pesados y al mismo tiempo estoy eliminando de mi organismo los radicales libres y aumentando sus defensas. No olvides que en un porcentaje de 60 a 70% eres agua.

Si quieres conseguir efectos inmediatos de relajación y a la vez revitalizar tu cuerpo puedes prepararte un baño con sulfato de magnesio, conocido también como Sal de Epsom, procedente del suroeste de Inglaterra. Se ha utilizado durante años para aportar magnesio al organismo a través de la piel. Estos baños pueden causar un gran alivio en casos de artrosis, osteoporosis, reuma y dolores articulares en general.

Existen ciertos alimentos que pueden influir en la absorción de magnesio. Por ejemplo, el alcohol en exceso, puede interferir con la absorción de tu cuerpo de vitamina D, que a su vez es útil para la absorción de magnesio. El exceso de azúcar puede hacer que tu cuerpo elimine el magnesio a través de los riñones. Un consumo excesivo de cafeína tampoco se lleva bien con este mineral. La menopausia. Con la edad, en las personas mayores, la absorción disminuye. Algunos medicamentos como diuréticos, algunos antibióticos, antiácidos perjudican su absorción. Un intestino demasiado permeable.

Si tu sistema digestivo no es saludable también puede interferir negativamente en la absorción de magnesio.

La cantidad de magnesio que hemos de aportar al organismo depende de la edad y el sexo. Se absorbe en el intestino delgado, pero tan sólo 1/3 de lo que le suministramos a nuestro organismo a través de la dieta es aprovechado.

La eliminación del magnesio se hace por las heces, la orina y el sudor.

Si algún día vas a tomar un suplemento ten en cuenta que debe de existir un equilibrio de este con el calcio, la vitamina D3 y la vitamina K2, ya que todos trabajan de forma sinérgica entre ellos.

La información contenida en este artículo de ninguna manera sustituye el consejo del médico o profesional. Consulta siempre con tu profesional de la salud si vas a tomar un suplemento dietético, ellos que te conocen te van a indicar si son adecuados para tu salud.