Blog

Porto

¿Cómo andas de antioxidantes?

¿Cómo andas de antioxidantes?

¿Cómo andas de antioxidantes?

Vamos a hablar de los polifenoles, son compuestos que abundan en las frutas y los vegetales y tienen propiedades antioxidantes.

Se conocen más de 80.000 polifenoles, que se encuentran en alimentos como el té, vino, chocolate, frutas, vegetales, especias, frutos secos y aceite de oliva extra virgen, entre otros. La mayoría de nosotros los consumimos a diario a través de nuestra dieta y representan un papel importantísimo en el mantenimiento de nuestra salud y bienestar.

Envejecemos porque nos oxidamos.

La vida es un proceso de transformación, que en bioquímica se conoce con el nombre de metabolismo, llamamos así al conjunto de reacciones bioquímicas y procesos fisicoquímicos que ocurren en las células y en el organismo. Estos procesos son la base de la vida a escala molecular y permiten que las células crezcan, se reproduzcan, mantengan sus estructuras, respondan a estímulos y muchas más actividades. Este metabolismo además de descomponer la materia orgánica, (catabólico) la construye de nuevo (anabólico).

La palabra metabolismo, procede del griego, (metabole: cambio, ismo: cualidad) y define la cualidad que tienen los seres vivos de poder cambiar químicamente la naturaleza de ciertas sustancias.

En nuestro organismo, como consecuencia de este metabolismo, se producen unos agentes oxidantes que causan deterioro celular y que denominamos radicales libres, cuando se producen en exceso se dañan los tejidos.

Los radicales libres son moléculas altamente reactivas, son ladrones de electrones, que roban lo primero que encuentran, ya sea de una pared celular o de una cadena de ADN. La pérdida de un electrón, a su vez, oxida estas células, lo que las vuelve inestables y fáciles de romper, ya que no pueden desempeñar adecuadamente sus funciones lo que lleva a la degradación de los tejidos y aparece la enfermedad.

La contaminación ambiental, una alimentación inadecuada, los hábitos tóxicos (tabaquismo, alcoholismo), la falta o exceso de ejercicio, las radiaciones, el estrés de vida, ayudan al aumento de radicales libres. Nuestro organismo produce antioxidantes para controlarlos, pero a veces no son suficientes y hay que ayudarle, ya que estos minan nuestra inmunidad.

Aun así, conociendo los daños que nos producen, vamos a necesitar algunos radicales libres, ya que nuestro cuerpo los utiliza como moléculas de señalización de importancia vital y si elimináramos todas, no tardaríamos mucho en fallecer. También juegan un papel en el sistema inmunológico, al atacar a los invasores extraños y a las bacterias patógenas.

Todas estas disfunciones orgánicas que producen, nos llevan a un envejecimiento acelerado. Mantener los niveles de antioxidantes altos nos previene de enfermedades cardiacas, cáncer y Alzheimer, entre otras muchas.

Las fuentes exógenas de antioxidantes, se encuentran en las plantas, que tienen sustancias no nutrientes llamadas fitoquímicos. Éstos actúan como antioxidantes al proteger a las plantas y a los animales que las consumen. Son responsables de su color, aroma y sabor; las protegen frente a los rayos ultravioleta y frente a las infecciones e inclemencias de su entorno.

Dentro de estas sustancias se encuentran los polifenoles, estos a su vez se divide en otros dos subgrupos: los flavonoides y las isoflavonas. Hoy en día el grupo más estudiado es el de los flavonoides, pero ningún antioxidante es mejor que los demás.

Los polifenoles tienen muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud:

  • Son antioxidantes, disminuyen los radicales libres.
  • Aumentan la actividad de la vitamina C, considerada también como antioxidante.
  • Son antiinflamatorios.
  • Nos ayudan con las alergias, son antialergénicos.
  • Bloquean enzimas relacionados con la síntesis de estrógenos.
  • Nos protegen frente a las hepatotoxinas (sustancias que dañan el hígado)
  • Protectores frente a la agregación plaquetaria, (formación de trombos o coágulos. La aglomeración de las plaquetas es un precursor potencial de los ataques cardiacos y la angina de pecho).
  • Nos protegen de microbios y virus.
  • Los polifenoles son protectores tumorales.
  • Protegen al sistema vascular y fortalecen los pequeños capilares.
  • Retrasan el desarrollo de las cataratas.

Actualmente se considera a la microbioma intestinal, como uno de los órganos más complejos del cuerpo. La constituyen aproximadamente 100 billones de bacterias, hongos y virus que vive en nuestro intestino, y está claro que estos organismos son fundamentales para la salud mental y física en general, que va desde el cerebro, la piel y los órganos internos, hasta el sistema neurológico, peso, estado de ánimo...

Parece ser, que los polifenoles tienen un efecto prebiótico en el intestino, ya que sirven de alimento a las bacterias beneficiosas. En la actualidad el consumo moderado de vino tinto, chocolate y té verde no sólo aumentan las bacterias benéficas en la flora intestinal, sino que también se ocupan de reducir las bacterias dañinas.

¿Cómo añadirlos a nuestra alimentación?

Los radicales libres son un subproducto natural de la respiración; los antioxidantes eliminan el exceso y dejan al resto para que cumpla con sus funciones. Este fino equilibrio puede romperse fácilmente, ya sea con demasiado radicales libres, o muy pocos.

Entonces, ¿qué puedo hacer? Si necesitas antioxidantes, debes asegurarte de obtenerlos de los alimentos naturales que consumes. Una alimentación rica en frutas, vegetales y nueces, generalmente te brindará los antioxidantes que necesitas.

No elijas el camino más rápido de los suplementos. Una de las razones por las que consumir alimentos NATURALES y variados, es mejor que tomar suplementos, es que los antioxidantes aislados pueden no ser del tipo exacto que tu cuerpo necesita en ese momento. Si quieres conocer exactamente los antioxidantes que tu organismo necesita, una de las categorías del Informe Epigenético (1), son los antioxidantes y muestra 13 indicadores diferentes.

Para optimizar los beneficios de estos agentes que aumentan la salud de forma natural, es importante consumir una amplia cantidad de alimentos que sean ricos en polifenoles, como son las especias, frutas crudas, vegetales y semillas de alta calidad.

Hoy en día, debido a los cultivos intensivos, la pérdida de los nutrientes es elevada. Las prácticas agrícolas y los procesos industriales pueden reducir los polifenoles de los alimentos y con ello los efectos en la salud.

Para asegurarnos de un aporte de antioxidantes suficiente, los alimentos deberían de ser frescos y de buena calidad. Los polifenoles son sensibles al calor, por lo que con las altas temperaturas se destruye parte de ellos. Habría que añadirlos a nuestra dieta crudos o bien a través de cocciones cortas y a bajas temperaturas.

Las frutas y los vegetales son ricos en polifenoles, pero además también contienen cientos de otras sustancias químicas, lo cual genera un efecto sinérgico, donde el beneficio total es mucho mayor que la suma de sus partes. Algunas formas sencillas de aumentar la cantidad de antioxidantes saludables en nuestra alimentación es beber jugos de una variedad de vegetales, consumir bayas y frutos secos frescos y condimentar nuestras comidas con hierbas y especias.

El European Journal of Clinical Nutrition (2) publicó un listado con los 100 mejores polifenoles que existen. Entre los primeros están las hierbas y las especias, también las bayas de todo tipo y color, estas están consideradas como uno de los alimentos que previenen más enfermedades en el mundo, son las proveedoras de antocianinas para el corazón.

También te dejo aquí algunas plantas medicinales ricas en polifenoles como son:

  • Extracto de corteza de pino.
  • Extracto de semilla de uva.
  • Bayas de espino albar.
  • Cardo mariano.
  • Manzanilla.
  • Ginkgo biloba.

Más información:

(1) Informe Epigenético

(2) European Journal of Clinical Nutrition